Silencio

Mientras el estridente ruido de la ciudad azota las calles, yo me resguardo detrás de la última banca del lugar, un café humeante sobre la pequeña mesa, mientras que en mis oídos un par de auriculares reposan, no hay música, solamente mis pensamientos, no sé cuántas horas han pasado, pero ya no siento mis piernas, mis ojos arden y el vaso de papel lo llenan cada 10 minutos, nadie me pregunta mas nada, solo el camarero “¿le relleno el vaso?” Pregunta continuamente, quiero salir y gritar pero no puedo, mi cuerpo está congelado y mi mente grita con frenesí, más de mi cuerpo no se emite un solo ruido…

El silencio de una persona puede gritarte mil cosas, sin en cambio decidimos ignorar ese silencio, sin saber que puede pedirnos ayuda…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s