Muerte

El cuarto era pequeño, un ligero zumbido revoloteaba en la oscuridad, a través de las sucias cortinas oscuras se filtraba un pequeño haz de luz, la suavidad del suelo y el sonido amortiguado de cada paso implicaba que había una alfombra, el pequeño destello de luz acariciaba sutilmente el rostro sonriente de un hombre tirado en el suelo, sus ojos abiertos de par en par implicaban que había muerto, pero en su mirada se reflejaba una alegría increíble aunque su expresión era rígida, implicaba un enorme dolor, la sustancia viscosa que se anegaba alrededor de su cuello se presumió seria sangre, recorrí en dos segundos la habitación y moví con cautela las cortinas, la vista se volvió grotesca, aquella sustancia tenía un reluciente color escarlata pero los tonos blancos y azules en ella claramente decían que no era únicamente sangre, pero había escurrido por su nuca hasta unirse en la enorme cortada que dividió su cuello casi por la mitad, la sonrisa enorme y retorcida de la víctima indicaba que murió riéndose de su atacante, el golpe en su cabeza brotaba una sustancia azul brillante, su piel era verde, claramente no era una forma humana, más bien intentaba serlo ¿Lo habrían atacado por su grotesca forma? Al catearlo me asuste e incluso tuve que tomarme unos segundos para recuperar el aliento, llevaba con el diferentes tarjetas, una de ellas llevaba mi fotografía, con la misma expresión que la víctima tenía al momento de su muerte, era mi nombre, pero estaba marcada con un punto verde, en otra tarjeta, estaba el rostro de la víctima y en donde debería estar su nombre solo estaban las palabras “¿Aun no lo entiendes verdad? Con una marca color rojo, continuamos buscando algo que nos ayudara a entender quién o qué era,  en una nota que había dentro de la herida en su cuello sellada con un broche metálico, parecía que el asesino se había tomado el tiempo de colocarlo de tal forma que solo yo pudiera encontrarlo.

Angel si has encontrado esto significa que a partir de hoy yo no podré volver a acompañarte en los momentos más hermosos, hoy fui destruido por algo más fuerte que tú y yo, algo capaz de terminar con una de las fuerzas más puras y hermosas que tenemos, hoy yo ya no estoy, pero aun te quedan tres pilares, protégelos antes que el amor les haga lo mismo que a mí, protégelos o el que estará en esta alfombra desangrándose serás tú… No olvides todos esos momentos que pasamos juntos…          tu esperanza”

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s