Arenas…

Hoy me desperté con una visión exacta…

Notas agudas resonaban por el vacío emitidas por un sutil violín que esparcidas por el aire en forma de arena, se arremolinaban sobre el vacío mientras que las alegres notas se apagaban y resonaba un cello amargo y melancólico, las arenas en el aire caían, se juntaron una sobre otra al movimiento del arco comenzaron a formar pequeñas formas, mientras que el altibajo de vibraciones de aquellas cuerdas se mezclaron en un extasis de pasión, sufrimiento y alegría, aquellas arenas formaron una simetría exacta de de pies, perfectamente bien delineados con cada sombra exacta reflejada en el momento preciso, con un estruendo de percusiones acompañado por un cambio de semitono en los instrumentos dando paso a un lastimoso piano, las arenas cobraron un magnífico color amarillo, brillante y desconcertante, el dolor dentro de aquel piano repercutía dentro de las arenas las cuales contorneaban un par de líneas tubulares que asemejaron un sinuoso camino convirtiéndose en piernas, las notas negativas acallaban mientras en ese nuevo fragmento las arenas convertían en tonos blancos reflejando sombras azules, tras un breve silencio roto por un clarinete fielmente acompañado del cello alegremente emitían notas exactas para destruir cada tristeza dejada anteriormente, con sutileza aquellas enigmáticas arenas contorneaban una silueta perfecta, el delineado se tornó gris ante la fuerza de cada nota, al llegar a los hombros, la melodía era tan firme que las arenas impusieron una suave pero firme fortaleza impresa sobre aquellos hombros que se dispersó sobre sus brazos, mientras el haz de luz que rectificaron la creación de la música, destellaba una nota desgarradora hacia su aparición causando un dolor y marca sobre el pecho, misma que ardió y brotó la imponente fuerza del fuego sobre el resto de la escultura multicolor ardiendo eternamente; cada instrumento se unió debajo del mando de una batuta experta que se agitó con desesperación mientras las arenas dibujaron un rostro muy borroso que se aclaró con las notas emotivas del violín dando una sonrisa permanente que inmediatamente ardió, pero en un color escarlata, el cello hizo su aparición justo cuando el contorno de sus ojos se formó, dejando una expresión triste permanente, su cabello tejido por la melancolía del piano lo hizo sencillamente perfecto, un flash intenso apareció cuando la música callaba dándole vida a aquella escultura, misma que al hablar emitía el canto angelical melancólico que era acompañado de una melodía, condenada a un eterno ardiente castigo, donde su piel se ardería en las llamas de la tristeza y solo serían controladas por manto de la esperanza…

2 comentarios en “Arenas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s